Tími  4 klukkustundir 37 mínútur

Hnit 1314

Uploaded 3. nóvember 2018

Recorded nóvember 2018

-
-
1.520 m
1.059 m
0
2,6
5,2
10,46 km

Skoðað 313sinnum, niðurhalað 20 sinni

nálægt Ciñera, Castilla y León (España)

Excelente ruta-travesía (solo de ida) propuesta por Julio Miranda del Campo (vocal de escalada del Club Peña Trevinca Barco) a dicho club y realizada el día 03/11/18. En esta ocasión hubo una participación muy numerosa, 50 senderistas que fueron guiados por Miguel de la Cal González (tesorero). Yo también colaboré llevando el track de esta ruta-travesía junto con él. Ruta-travesía fácil para senderistas con una preparación física aceptable. Disfrutamos de un magnífico día de sol pero con frío a primeras horas de la mañana con fuerte helada en Ciñera.

Para conocer la ruta detalladamente recomiendo ver el vídeo.

Aclaración y anécdota. Cuando en una ruta participan tantos senderistas es muy probable que ocurra algún contratiempo, como ha sido en nuestro caso. Muchas personas que no conocían la ruta marchaban de prisa en cabeza sin el track y, por ello, continuaron el camino sin detenerse. Craso error, porque llegados a un punto había que girar a la derecha para seguir monte a través y luego seguir otro camino, evitando así rodear la montaña. Miguel y yo marchábamos en la cola, esperando a quienes venían rezagados y con algún problema físico. En ese momento advertí a Miguel, que salió corriendo para avisar a los que iban en cabeza, pero cuando los alcanzó ya era tarde para dar la vuelta, por lo decidieron bordear la montaña y posteriormente retroceder monte a través hasta el camino correcto. Llegarían justo a tiempo para entrar a la Cueva de Valporquero (visita concertada a las 15:30 horas) pero sin haber comido, lo que harían al finalizar la visita guiada. Aunque Miguel se disculpó asumiendo toda la responsabilidad, personalmente creo que ha sido una responsabilidad compartida por todos.

El track de esta ruta-travesía es correcto y sigue el plan trazado del principio, porque lo grabé yo mismo, que acompañé y guié a los últimos 9 senderistas por la ruta prevista. Así pues, el comentario, las fotos y vídeo a partir del waypoint “DESVÍO DERECHA - MONTE A TRAVÉS - 2” hasta la Cueva de Valporquero, solo se refieren a este grupo de 10, no a los 40 que formaban el primer grupo.

Antes de comenzar la travesía dejamos el autocar aparcado en Ciñera, en una zona reservada para ese fin (waypoint “Aparcamiento Autocar”) y nos fuimos a tomar a unas consumiciones a los bares de la plaza de la iglesia del pueblo.

Resumen de la ruta-travesía:

• Partimos desde la plaza de la iglesia de Ciñera siguiendo la calle del Paseo del Faedo y pasamos por una zona de pícnic y una ermita-museo minero.

• Cruzamos un antiguo puente y pasamos por una pasarela de madera y luego por una segunda zona de recreo y pícnic con panel explicativo.

• Sobre otra pasarela recorrimos el atractivo y fantástico Faedo (Hayal) de Ciñera donde la “reina" es su antiquísima haya conocida como “Fagus” y a la derecha dejamos a “La bruja Haeda” que vigila el bosque desde un haya.

• Penetramos en el sugestivo desfiladero de Las Hoces del Ciñera o de Villar contando en su recorrido con un puentecillo, tramos de pasarela, cadenas y protecciones de seguridad en algún paso delicado sobre el arroyo de la Ciñera, donde las paredes se juntan tanto que casi se besan.

• Ascendimos abandonando el arroyo Ciñera para pasar por una zona rocosa hasta alcanzar el cordal y la cota-mirador de Los Truébanos.

• Seguimos un sendero que nos condujo hasta el pueblo de Villar del Puerto, al final del mismo giramos a la izquierda tomando un camino para continuar de nuevo a la vera del Ciñera o de Villar, lo vadeamos en la zona del Vallín del Gato, donde la senda se difumina por el matorral, obligándonos a ascender monte a través hasta alcanzar un camino y situarnos en un mirador natural.

• Seguimos el camino durante un tramo y lo abandonamos para girar a la derecha y ascender por la ladera monte a través (10 senderistas), pasando por una línea de postes y alambres hasta alcanzar un collado y camino ganadero por Campo Valle.

• Continuamos por pastos del ganado y nos adentramos en el Barranco de Lagos. Encontramos un cercado (posible ramificación de la Cueva de Valporquero) seguido del Barranco del arroyo Gocillo, siendo más agreste y rocoso que el primero.

• Caminamos por el barranco y sobre manchas de nieve. Se ven marcas PR y postes de orientación, así como el pueblo de Valporquero de Torío. Luego seguimos un sendero que nos llevó a un mirador natural desde el que se puede ver el parking de la Cueva de Valporquero y sus instalaciones.

• Finalmente, descendimos para llegar a la recepción de la Cueva de Valporquero y finalizar la ruta-travesía. Comimos al aire libre en la zona destinada para el pícnic mientras esperábamos a los compañeros que iban en cabeza, pero habían seguido el camino sin desviarse y que felizmente, llegaron a tiempo para asistir a la visita guiada de la cueva.


Faedo de Ciñera

El Faedo de Ciñera es un pequeño bosque formado fundamentalmente por hayas, situado entre las localidades de Villar del Puerto (Vegacervera) y Ciñera de Gordón (o simplemente, Ciñera, perteneciente al municipio de La Pola de Gordón, en la provincia de León, y la comarca de la Montaña Central, en la Comunidad Autónoma de Castilla y León). Se engloba dentro de la Reserva de la Biosfera del Alto Bernesga, y ha sido reconocido como el Mejor Bosque de España en 2008 por el Ministerio de Medio Ambiente y la entidad Bosques Sin Fronteras, por su cuidado y preservación de la naturaleza íntegra y en especial por la implicación de los propios vecinos en su conservación (Fuente: Wikipedia, noviembre 2018).

Cueva de Valporquero

La cueva de Valporquero está situada en el norte de la provincia de León (España), junto al pueblo de Valporquero de Torío, municipio de Vegacervera y a 47 km de la ciudad de León. Abierta al público desde 1966 se encuentra gestionada por la Diputación de León (Fuente: Wikipedia, noviembre 2018).

Descripción de la ruta–travesía

Después de salir del bar Baleo y de la cafetería Hispana, situados en la plaza de la iglesia de San Miguel Arcángel de Ciñera, nos reunimos en el “Punto de encuentro a El Faedo”, que se encuentra en el centro de dicha plaza y está indicado con un letrero en la pared de la iglesia. Aquí hay una estructura metálica de forma cilíndrica (que pudiera ser un quiosco o lugar de venta de billetes de viaje) con una placa en recuerdo a los mineros. Desde aquí comenzamos esta ruta-trevesía y el track.


En la plaza de la iglesia


Concentración del grupo


Iniciando la ruta-travesía

Seguimos la calle Amadeo Laran, en la que aparece la primera bifurcación. Nos dirigíamos hacia la calle de la derecha cuando un lugareño nos informó que era la izquierda la que llevaba al Faedo (Hayedo). Rectificamos nuestro camino, muy agradecidos al señor, y continuamos por el Paseo del Faedo.


Por el Paseo del Faedo

Dejamos atrás el pueblo y transitamos un camino aledaño al cementerio. Al poco, encontramos un puentecillo sobre el arroyo de la Ciñera, seguido de tres mesas con sus respectivos bancos de piedra para el pícnic, entre el camino y el arroyo; a continuación, una ermita-museo minero cerrado con una verja metálica (posiblemente fuese antiguamente una bocamina).


La ermita

Continuamos el camino en ascenso pasando al lado de un edificio en ruinas y llegamos a una bifurcación de caminos. Nos desviamos a la izquierda pasando sobre un antiquísimo puente sobre el Ciñera o de Villar. Nada más pasarlo hay un poste de dirección en el que apenas se lee la palabra “Faedo”. Caminamos durante unos metros sobre una pasarela de madera con protecciones metálicas y algo más adelante seguimos por camino.


Cruzando el antiguo puente

En el trayecto aparece un desvío a la derecha que pasa por un merendero al borde del arroyo citado, con un buen número de mesas y bancos, al amparo de los árboles con follaje de un colorido otoñal amarillento-rojizo. Algunos compañeros descendieron al merendero y luego regresaron al camino. Al final del merendero hay un cartel informativo algo deteriorado del Faedo y de Las Hoces del Villar.


El merendero

Poco después, en el inicio del Faedo (Hayedo), topamos con un panel parcialmente deteriorado que informa de sus particularidades y proporciona recomendaciones para caminar por él. Todavía se puede leer: “El Faedo de Ciñera se trata de un enclave singular de la zona, puesto que ha recibido el premio al Bosque Mejor Cuidado de España en el año 2007, otorgado por el Ministerio de Medio Ambiente y Rural y Marino y la ONG Bosques sin Fronteras”. Constituye un patrimonio arbóreo único que forma parte del patrimonio medioambiental. Su protección y conservación implica que sea de interés público. Posee un haya, conocida por todos los visitantes como “Fagus”, que tiene alrededor de 510 años y está catalogado como árbol monumental, por sus singulares características botánicas e históricas.


En el panel

Y cercano tenemos otro panel (a modo de diploma) en el que reza: “Bosques Sin Fronteras hace entrega de los Premios Árbol y Bosque del año – Bosque mejor cuidado de España. Faedo de Ciñera. León. El Faedo de Ciñera es un lugar mágico, un bosque de cuento de hadas, donde se respira paz. El máximo exponente de este refugio de la naturaleza es el haya de Ciñera, que, con 6,32 m de perímetro, una altura de 23 m y 500 años de edad acoge bajo sus enormes ramas a todo aquel que se acerque a contemplarlo. Este singular entorno es cuidado con mimo por los habitantes de Ciñera, quienes llevan realizando durante años meritorias labores de conservación y educación ambiental. Madrid - Ministerio de Medio Ambiente 13 noviembre 2007.”

Cruzamos un puente de madera con cadenas en sus laterales y entramos en el Faedo. En todo momento caminamos sobre una pasarela de madera. A nuestro paso vamos encontrando unos bonitos carteles con la figura de Fagus al que está subida la bruja Haeda, que nos aconseja que caminemos exclusivamente por la pasarela. El arroyo de la Ciñera discurre pegado a la pasarela. Descubrimos a Fagus con sus robustas ramas cubiertas de musgo y protegido por unos postes con cuerdas. Lo contemplamos desde una plataforma sin llegar a tocarlo. Un cartel cuenta una bonita historia sobre su existencia y la leyenda sobre La bruja Haeda en él Faedo. Por sus características, Fagus se encuentra incluido en la selección de los 100 árboles más singulares de España, recogida en el libro “Árboles, leyendas vivas”.


La flecha amarilla señala a Fagus

Enfrente y en la otra orilla de la pasarela se ubica otra haya en la que está encaramada la bruja Haeda, una bruja buena que vigila y cuida el Faedo.


La bruja Haeda

El recorrido sobre la pasarela es corto. Su suelo está tapizado por una preciosa hojarasca de color morrón-rojizo otoñal precioso. Los tallos de los árboles y las piedras se ven cubiertos de musgo verde. El arroyo cruza el hayedo mantiendo la humedad y el frescor del bosque. Llama la atención por su limpieza, sin restos de suciedad.


El bosque

Finalizado el recorrido por la pasarela, caminamos por sendero que al poco nos lleva a un puentecillo con postes y cuerdas como protecciones laterales sobre el Ciñera o del Villar, lugar donde comienza el desfiladero de Las Hoces del Villar. Nada más pasar el puentecillo ascendemos por unas escalinatas de piedra natural protegidas por una gruesa cadena que nos sirve de pasamanos. Lo que se agradece en los pasos estrechos con caída al arroyo.


En el inicio del desfiladero

Vamos ganado altura y nos detenemos en algunas terrazas del desfiladero para contemplar el arroyo y hacer fotos. Volvemos a descender y llegamos a la entrada de otra pasarela. Un cartel metálico dice: ¡¡Respétalo es de todos!! La pasarela cuenta con sendas cuerdas a modo de pasamanos en ambos laterales, estando sujetada y centrada por vigas metálicas. En el trayecto vemos una represa del arroyo y como las grandes moles de paredes rocosas se van estrechando cada vez más, llegando casi a besarse: algo realmente espectacular.


La pasarela entre las paredes rocosas

Al final de la pasarela un poste con direcciones ilegibles apunta hacia el mismo sentido que llevamos. Aquí el arroyo forma una cascadita y pequeños rápidos de agua, al lado de los que ascendemos por zona rocosa, en la que los senderistas menos habituados tienen que utilizar las manos. Volviendo la vista hacia atrás, los resquicios entre las paredes rocosas nos permiten ver el Faedo y la pasarela que hemos cruzado.


Cascadita

Pasamos otro puentecillo y abandonamos el desfiladero y, momentáneamente, la compañía del Ciñera. Comenzamos un ascenso con cierto desnivel por un sendero estrecho en una zona muy rocosa, siguiendo las flechas amarillas que están pintadas sobre las rocas. Alcanzamos el cordal y la cota-mirador de Los Truébanos (1236 m) . Aquí esperamos hasta que llegase el resto de compañeros para tomar alimentos y hacer la foto del grupo. La cota-mirador es una cima herbosa desde la que tenemos unas vistas parciales hacia el desfiladero, el Faedo, la cercana cota (1333 m) y un valle. Estando allí, aparece un senderista lugareño que nos viene siguiendo y hace una foto con Celso. Eran las 11:44 horas, habíamos recorrido 3,59 km en 1 hora y 23 minutos, con un promedio de 2,6 km/h.


El grupo en Los Truébanos


Dos senderistas en la cota-mirador

Reanudamos la ruta-travesía por una senda bien definida entre vegetación. Pronto pasamos al lado del cementerio, una fuente y la iglesia de San Juan Bautista de Villar del Puerto, que nos recibe a la entrada del pueblo. Caminamos por su calle principal y en el centro del lugar Iria y Alberto se fotografían con el senderista que nos sigue y que definitivamente se queda aquí. Ya son las 12:08 horas y hemos recorrido 4,55 km en 1 hora y 47 minutos, promedio: 2,5 km/h.


La iglesia


Descansando en Villar


Cruzando el pueblo

Una vez atravesado Villar del Puerto, nos desviamos a la izquierda por un camino ascendente que nos reencuentra con el arroyo de la Ciñera, que lleva agua escasa. Lo seguimos por su valle (Vallín del Gato), en el que aparecen manchas de nieve a medida que ascendemos y que lo nutren de agua. Llegados a un árbol solitario vadeamos el arroyo sobre piedras. Nada más cruzarlo, lo que hasta ahí era camino se convierte en un sendero con mucha maleza. El sendero se desdibuja pronto y tenemos que hacer un giro a la derecha para subir monte a través, con cierta pendiente, sobre la hierba de la ladera. Primero alcanzamos un camino ganadero y luego unas rocas que nos sirvieron de mirador natural y donde paramos para reagruparnos.


Tomando el camino


Por Vallín del Gato


Vadeo del arroyo

Ahora el camino es prácticamente llano, con pequeños desniveles, por lo que resulta fácil transitarlo. Mientras la mayoría comienza a marchar más rápido, otros lo tomamos con más calma y hacemos fotos en los pequeños neveros que vamos encontrando. Al borde del camino, en la zona del Prao las Quintas, dejamos atrás unas vacas. Poco después compruebo el track del GPS y veo que tenemos que abandonar el camino, girar a la derecha y subir la ladera, nuevamente monte a través. Al momento llega Miguel y le pido que compruebe su track por si yo estuviese equivocado. Pero no, coincidimos. Sin embargo, la mayor parte del grupo va lejos y sin rumbo, por lo que Miguel comienza a correr para alcanzarlos.


Pasando con algo de nieve

En este momento y lugar (waipoint, Desvío Derecha – Monte a Través) solo estábamos 10 senderistas: Margarita, Mª Jesús, Laura, Mercedes, Iria, Dina, José Luis, Óscar, Alberto y quien os comenta. Al ver que Miguel y los demás no regresaban (ya no nos volveríamos a encontrar con los 40 compañeros hasta llegar a la Cueva de Valporquero) decidimos continuar siguiendo el track original previsto. Comenzamos a subir la ladera monte a través, lo que resultó bastante llevadero. Luego pasamos una línea de postes metálicos y alambres, aprovechando que algunos estaban tirados en el suelo, y llegamos a un pequeño collado y camino ganadero en una zona de extensa pradería conocida como Campo Valle.


Desvío derecha por monte a través los 10 senderistas


Por Campo Valle

Caminamos cómodamente por la campa de hierba, con algunos restos de nieve, en la que había una vacada reposando y dos fuertes y tranquilos mastines, que ni se levantaron a nuestro paso. Al finalizar el camino y la extensa pradera seguimos un sendero para comenzar a descender por el Barranco de Lagos. Enfrente veíamos montañas con restos de nieve en el Pico Cimero (1599 m).


El barranco y Pico Cimero (al fondo)


En el barranco

El descenso por el barranco se fue haciendo más angosto. Llegamos a una roca con las marcas PR (Pequeño Recorrido) y un poste de orientación; luego, un hito de piedras nos confirma que vamos en la dirección correcta. Más adelante, dejamos atrás una pradera con un grupo de vacas y comenzamos el suave descenso del Barranco del arroyo Gocillo (seco), para llegar a un cercado con postes y alambrada que estaba videovigilado. En un letrero borroso colgado en la cancilla parece que se lee: “Cueva de Valporquero – Zona Videovigilada – Grabación 24 horas”. No nos detuvimos a valorarlo con detenimiento, pero pudiera tratarse de una ramificación de la cueva principal de Valporquero.


Barranco del Gocillo

Proseguimos el descenso con alguna nieve bajos los pies. Como el barranco se iba estrechando y encajonando a medida que bajábamos y su lecho es bastante rocoso , decidimos tomar un camino que a los pocos metros comprobamos erróneo: no iba en la dirección correcta. Retomamos el cauce del barranco. A la izquierda se observan unas rocas llamativas en la cresta de la montaña y de frente parte del espectacular Barranco del Gocillo.


El espectacular barranco


En el barranco

Poco a poco fuimos ascendiendo y abandonamos el lecho del barranco, para seguir un sendero que discurre por su parte alta. Desde allí se puede ver a la izquierda el bonito pueblo de Valporquero de Torío y una roca singular que se asemeja a un pene. Avanzamos y llegamos a un altozano que nos sirvió de mirador natural desde el que ya veíamos el aparcamiento y parte de las instalaciones de la Cueva de Valporquero.


Valporquero de Torío


En el mirador natural

Descendimos por un sendero desde el que teníamos a la vista la entrada del túnel que precede al acceso a la Cueva de Valporquero y llegamos directamente a la plazuela donde se encuentra la recepción. La plazuela está decorada con un coche de carreras, un panel con la imagen de un oso, figuras abstractas metálicas, una fuente y cuenta con servicios, bancos, papeleras etc. En este lugar dimos por finalizada la ruta-travesía. Eran las 14:58 horas y habíamos recorrido 11,60 km en un tiempo total de 4 horas y 37 minutos, haciendo un promedio de 2,5 km/h. Los 40 compañeros que habían seguido el camino equivocado todavía no habían llegado.


Final de la ruta-travesía en la plazuela

Como solo faltaba media hora para la visita guiada a la Cueva, nos fuimos rápidamente a la zona de pícnic al aire libre, situada en un altozano en un lateral del aparcamiento. Allí comimos los bocadillos acomodados en una mesa y bancos circulares de piedra con techumbre vegetal.

Finalizada la comida volvimos a la recepción donde el guía ya nos estaba esperando. Afortunadamente, un par de minutos después y justo a tiempo para la visita, llegaron los compañeros que por error habían tomado una ruta diferente. No habían tenido tiempo para comer.

Hicimos el recorrido largo de la cueva (2,4 km) y visitamos un total de 6 salas (Pequeñas Maravillas, Gran Rotonda, Hadas, Cementerio Estalactítico, Gran vía y Maravillas). Pudimos ver miles de puntiagudas estalactitas y estalagmitas, columnas (excéntricas, macarrones, abanderadas…) y el río subterráneo. Todo ello ambientado con iluminación de colores que creaba espacios y figuras mágicas entre sombras y luces. Nos llamó la atención “El Fantasma” figura totalmente blanca, como la nieve. ¡¡Una maravilla!! Hicimos la foto del grupo.


En la cueva

Al finalizar la visita, comieron lo compañeros que no habían podido hacerlo e iniciamos el regreso a nuestros domicilios.

Hoy os he presentado una fantástica ruta-travesía que pasa por el maravilloso Faedo de Ciñera, un desfiladero espectacular y barrancos con encanto. Podéis disfrutarla si la recorréis por este ¡¡Buen camino!!

Saludos cordiales.

Nombre de la salida: Plaza de la iglesia de Ciñera

Fecha y Hora
Día 03-11-2018
Hora de salida 10:21:35
Hora de llegada 14:58:38
Duración 04:37:03
Tiempo parado 01:16:35
Tiempo en movimiento 03:20:28

Distancias
Distancia con alturas 10.46 km (real 11.60 km)

Athugasemdir

    You can or this trail