Tími  3 klukkustundir 11 mínútur

Hnit 1438

Uploaded 20. janúar 2019

Recorded janúar 2019

-
-
1.585 m
1.018 m
0
3,0
6,0
12,06 km

Skoðað 144sinnum, niðurhalað 5 sinni

nálægt Horcajuelo de la Sierra, Madrid (España)


Marcha realizada el sábado 19 de enero de 2019
Con previsión de mal tiempo, sobre todo por la tarde, nos hemos acercado hasta Horcajuelo de la Sierra, para intentar subir hasta la Cebollera Nueva. Para ello, hemos aparcado en una pequeña zona que hay para el aparcamiento, justo a la entrada del pueblo y en la misma carretera que viene desde Montejo de la Sierra. Aunque a las diez y media pasadas, la temperatura es baja, pues no llega a los cero grados, sin embargo la sensación es agradable, pues no hace viento y en cuanto nos ponemos en movimiento se agradece respirar un aire, que nada tiene que ver con el que desde hace varias semanas hemos estado respirando en la ciudad.

Nos hacemos un poco de lío para salir del pueblo por una calleja, que se encuentra justo detrás de la iglesia de San Nicolás, y que aunque parece denominarse como Huertas de García, no parece usarse demasiado, y en el primer tramo el agua recorre el centro de una calleja, que tan sólo llevaremos durante algo más de cuatrocientos metros, para acabar saliendo a una senda, esta sí más amplia y de tierra, que según el gps se trata de la calle de las Eras.

Un poco más adelante y a la derecha dejaremos el depósito de agua del pueblo, y aún continuaremos unos ciento cincuenta metros más por la misma senda, hasta que una cerca con puerta nos impide continuar de frente, como era nuestra intención. Tenemos la misma sensación que en tantas otras ocasiones, y es que un camino con toda la pinta de ser público, de golpe y porrazo se corta, sin que por ello no podamos continuar por otra alternativa. En este caso, por la izquierda vemos un sendero pisado que salvando tres cercas, estas sí con paso, y un montón de colmenas abandonadas, antes de los cuatrocientos metros ya hemos vuelto a conectar con el anterior camino cortado, que nos viene por la derecha. En este cruce hay que seguir de frente y siempre con ligera pendiente de subida, hasta que cuando llevamos un kilómetro desde el último cruce y un ascenso desde el pueblo de poco más de doscientos treinta metros, justo a la altura de una praderota con buenas vistas, hacemos un giro a la izquierda de noventa grados, para conectar con la senda de la mina de plata.

Si hasta aquí hemos llevado todo el tiempo rumbo norte, durante el próximo kilómetro cambiará a noroeste, ya que nos dirigimos hacia la cuerda del cerro de la Porrilla, para lo que hay que hacer una par de giros a izquierda y derecha, y así poder coger un sendero que ataja, y así evita unas cuantas zetas más que aún habría que hacer hasta salir a la senda alta. Lo primero que nos encontramos por la derecha son unas ruinas que seguro suponían una infraestructura de la mina de plata, ya que doscientos metros después nos cruzamos con una entrada-respiradero de dicha mina. Estamos justo a la altura del cerro de la Porrilla, muy cerca ya de la cuerda, y la nieve que ya ha hecho acto de presencia en un par de ocasiones, cada vez lo hace con más fuerza y durante más tiempo. Ahora de nuevo con rumbo norte nos dirigimos hacia el Alto de las Eras, para iniciar desde ahí la subida hasta la Cebollera Nueva. En los dos kilómetros que hay desde la mina hasta dicho punto, que supondría el inicio del ascenso, el tiempo ha empeorado notablemente y no sólo la cuerda de la Cebollera Nueva, sino que también las restantes que nos rodean, se han ido cubriendo con algo de ventisca.

De ahí que, al llegar al cruce con el camino de las Pinillas y a tan sólo un par de kilómetros de la cumbre de la Cebollera Nueva, nos replanteamos si merece la pena subir, para no ver nada y seguramente no poder disfrutar de un terreno que empieza a vestirse del blanco elemento, antes de lo que predecían, con el consiguiente empeoramiento más marcado en las partes altas. Es por ello, que en dicho cruce cogemos por la derecha el PR 23, que aunque durante el primer medio kilómetro coincide con el camino de las Pinillas, poco después y en un brusco giro a la derecha, continúa ya con rumbo sur y acercándose cada vez más al profundo barranco que forma el arroyo de la Garita o de las Cabrillas. Este tramo de bajada, de algo menos de seis kilómetros, lo completamos en poco más de hora y cuarto, con unas condiciones meteorológicas que nos confirman el que no merecía la pena subir hasta la Cebollera, para nada.

Athugasemdir

    You can or this trail