vaigapeu
  • mynd af POR LOS ACANTILADOS DE LÁTRABJARG
  • mynd af POR LOS ACANTILADOS DE LÁTRABJARG
  • mynd af POR LOS ACANTILADOS DE LÁTRABJARG
  • mynd af POR LOS ACANTILADOS DE LÁTRABJARG
  • mynd af POR LOS ACANTILADOS DE LÁTRABJARG
  • mynd af POR LOS ACANTILADOS DE LÁTRABJARG

Styrkleiki   Auðvelt

Tími  ein klukkustund 49 mínútur

Hnit 479

Uploaded 12. október 2017

Recorded september 2017

-
-
239 m
26 m
0
1,3
2,6
5,16 km

Skoðað 293sinnum, niðurhalað 7 sinni

nálægt Patreksfjörður, Vestfirðir (Lýðveldið Ísland)

FECHA DE LA RUTA 07/09/2017
Arribamos a Látrabjarg, nuestra gran esperanza de ver frailecillos, pero desgraciadamente toda la colonia ha emigrado. Antes del viaje había soñado con hacer fotos cercanas a estas aves, solo vemos cormoranes y alguna que otra ave.
Látrabjarg , es un promontorio y el punto más occidental de Islandia. Los acantilados son el hogar de millones de aves, incluyendo frailecillos, gannets del norte, guillemots y razorbills durante los meses de abril hasta finales de agosto.
Es vital para su supervivencia, ya que alberga hasta el 40% de la población mundial de algunas especies, por ejemplo, el Razorbill. Es el acantilado de aves  más grande de Europa, con 14 km de largo y hasta 440 m. de altura.
Al menos vamos a realizar un trekking por los acantilados. Iniciamos desde el parking, muy cerca de los precipicios que en algunos tramos están delimitados por unas piquetas metálicas pintadas de blanco y una cuerda del mismo color.
Todo el recorrido está alfombrado por un manto de césped espectacular, al principio el sendero que surca el mullido prado está algo separado de los abismos pero se puede caminar fuera del mismo hasta el límite de las piquetas.
El perfil de los acantilados es totalmente irregular y siempre en ascenso, lo que permite acercarnos a los impresionantes farallones para fotografiar sus verticalidades hasta el mar. Apenas diez días antes estaban atestados de frailecillos.
Los primeros tramos del sendero están empedrados para sujetar la tierra en las frecuentes lluvias. Las vistas laterales son extraordinarias a un mar bravo que rompe las olas contra las rocas desprendidas de las paredes.
El zigzagueante perfil de los acantilados permite observar su composición mayormente basáltica y las diferentes capas de coladas volcánicas que han ido aumentando su altitud antes de caer al mar, dejando huella de su edad geológica.
A partir de una distancia ya no hay piquetas que delimiten el acercarse a los precipicios y el manto herboso llega hasta el mismo borde. Los avisos de peligro ya han sido dados, por lo cual cada uno es responsable de su audacia.
Al no haber frailecillos la gente arriesga menos para hacer fotografías, cuando los hay, lo mejor es tumbarse para acercarse a ellos, suelen estar acostumbrados a nuestra presencia, aunque sus nidos están en el mismo borde o en las paredes.

En la zona intermedia el desnivel es muy suave y apto para la mayoría de gente, con niños hay que estar muy pendientes de ellos. También al no haber frailecillos la afluencia de gente es menor y el paseo es muy relajado.
Desde algunos recovecos y sinuosidades del recorrido se pueden observar sorprendentes perfiles de los acantilados. Un tramo con perfil en forma de dientes de sierra e inclinado, hace que el sendero vuelva a separarse del límite.
Cuando retorna a las cercanías del precipicio obtenemos asombrosas vistas desde la mullida hierba. La mitad del grupo decide quedarse recostados a contemplar el bucólico paisaje. El resto proseguimos por surcado sendero.
Seguimos elevándonos de ceja en ceja, subiendo cuestas hasta uno de los montículos más resaltados donde decidimos detenernos. El sendero de los precipicios continúa algunos kilómetros más y alcanzando mayor altitud.
Todavía nos quedan cosas que ver hoy antes de llegar al nuevo albergue. Emprendemos el regreso por el mismo sendero deshaciendo el camino de ida. A estas horas prácticamente ya no sube nadie y nuestro grupo ha llegado al parking.
Antes de irnos nos asomamos otra vez a los acantilados y con sorpresa vemos en las rocas donde estaban los cormoranes, varios ejemplares de leones marinos retozando y tomando el sol, desplazando a las aves a otras rocas.
RECORRIDO: LINEAL, IDA Y VUELTA.
DISTANCIA: 5,4 KM.
TIEMPO EN MOVIMIENTO: 1:45 HORAS.
ALTURA MÁXIMA: 220 M.
ALTURA MÍNIMA: 18 M.
DESNIVEL POSITIVO: 223 M.
DESNIVEL NEGATIVO: 232 M.
DIFICULTAD: BAJA.

View more external

Mar
Mar
Terreno
Vestfirðir

Athugasemdir

    You can or this trail