-
-
11 m
0 m
0
7,0
14
28,03 km

Skoðað 2843sinnum, niðurhalað 6 sinni

nálægt Matalascañas, Andalucía (España)

“Ruta reina” 2017 que realizamos el grupo RT-2, ampliado hasta 16 senderistas, el jueves día 2 de Marzo por las playas del Parque Nacional Doñana, desde el final de la urbanización de Matalascañas hasta la punta de Mandalar, en la desembocadura del Guadalquivir, frente a Sanlúcar de Barrameda.
Es una ruta, en principio, fácil de hacer, pero un poco dura por su largo recorrido de 28 km, por las arenas de la playa. Es imprescindible hacerla cuando la marea está bajando (lo ideal son 3 horas después de la pleamar y un coeficiente alto, aunque nosotros sólo pudimos esperar 2 horas) y por la mañana muy temprano. Empezamos a andar a las 7:17 minutos, con un coeficiente de 82, todavía de noche, desde el aparcamiento último de Matalascañas, junto a la playa, en el lateral sur del Gran Hotel del Coto, a través de la playa por el lugar conocido por “Los Palos”, que son unas estacas clavadas a lo ancho de la playa para que no puedan circular vehículos a motor, y a los que les han puesto recientemente unas tablas por la parte superior; los vehículos a motor, que cuentan con un permiso especial, entran por la parte de arriba del aparcamiento, atravesando un control.
Había niebla, que poco a poco se fue disipando conforme habría el día. Un gran día luminoso y soleado, con una temperatura muy agradable que llegaría sobre los 20ºC o más. Los primeros kms. fueron un poco más duro porque la arena estaba aún blanda. No obstante, en estos inicios aplicamos un ritmo rápido. Uno de nuestros compañeros, llevaba un ritmo más lento y se quedaba rezagado, pero siempre se quedaba alguien con él.
Por el camino, en nuestra misma dirección, poco a poco, nos fueron adelantando varios vehículos que hacen la visita del Parque de Doñana y los todoterrenos de algunos mariscadores, que luego vimos como cogían coquinas a 9 y 13 km de nuestro punto de salida. Más adelante nos encontramos con varias pequeñas motos de mariscadores de Sanlúcar, que venían tambiénen sentido contrario a coger coquinas, pero con unos medios más sencillos.
Al legar al km. 9 nos encontramos a la izquierda Torre Carbonera. Al legar a la mitad del recorrido aproximadamente, sobre el km. 14, hicimos una parada de unos 15-20 minutos para beber y comer algo. En este punto nuestro compañero que iba más lento, hizo una parada más corta y siguió andando en solitario, y no fuimos capaces de alcanzarlo hasta el punto final de la playa, frente a Sanlúcar. Para algunos fue una gran lección de constancia y pundonor.
Cuando estábamos cerca de la desembocadura, vimos a nuestra derecha el “barco del arroz” partido en dos. El de la famosa frase ”…andas más perdido que el barco del arroz”. Y un poco más adelante, conforme tomábamos la curva de Malandar y entramos en la desembocadura del Río Guadalquivir, nos encontramos un par de bunkers. Y así llegamos sobre las 13:45 horas frente por frente al pequeño embarcadero de Sanlúcar, donde llamamos a la barcaza (Barcazas Cristóbal Anillo, http://www.alquilerdebarcazas.com/, teléfonos 956 96 07 66 y 669 292 057) para que viniera a recogernos, pero al vernos llegar ya habían empezado a hacer la maniobra para cruzar el río. Nuestro grupo se montó en el barco y esperamos unos minutos a que llegaran algunas personas que habían cruzado antes el río para dar una vuelta por los alrededores. Poco después de las 2 de la tarde, pusimos rumbo a Sanlúcar.
El precio del viaje de la barcaza es 4 euros por trayecto y persona, pero al pagar ida y vuelta, nos hicieron una rebaja al grupo. Hay que decir que la barcaza hace viajes cada cierto tiempo, siempre hay alguien que quiere cruzar en uno u otro sentido, y tiene capacidad para varios vehículos.
Una vez en Sanlúcar teníamos la opción de comer en la orilla, la zona conocida como “Bajo Guía”, donde se come muy bien, con productos de mucha calidad, pero a unos precios más alto, o irnos al centro. Algunos queríamos ir a la Plaza del Cabildo, y allí fuimos todos, aunque a algunos no les gustó que después de los 28 km. de la caminata por la playa, tuviéramos que andar algunos km. más por el asfalto cargados con nuestras mochilas y nuestros palos de senderismo, y más aun sabiendo que habíamos quedado a las 17:15 en tomar el barco de regreso. Y así llegamos a un famoso bar, Casa Balbino, con una gran barra, mesas con taburetes junto a la barra, y la terraza, donde nos tuvimos que dividir en mesas de 4, pero cuando algunos vieron que era autoservicio, nueve del grupo prefirieron irse al Bar La Gitana de al lado. Allí nos quedamos, el resto con dos de los que conocíamos el sitio.
Dependiendo de lo que comas, si entra o no los postres, y del sitio (pero sin comer langostinos) el precio normal, a base de tapas y raciones puede variar de 10 a 20 euros. Una cosa muy típica de Sanlúcar son las tortillas de camarones, que se hacen sobre la marcha, y tomarse una copa de manzanilla a granel, lo que hicimos la mayoría.
Después de comer, nos dio tiempo a volver tranquilamente a Bajo Guía, y tomar un café. Al final, como estábamos todos más temprano de la hora prevista, salimos con la barcaza y al minuto de llegar a la otra orilla pareció el vehículo de Doñana Visitas (www.donanavisitas.es y teléfono 959430432) con la que habíamos concertado previamente el viaje de regreso a las 17:30 h a Matalascañas. Esta Empresa es la que organiza las visitas por el interior del Parque, pero si la disponibilidad de sus vehículos lo permite, pueden hacer un servicio especial como éste. El precio del billete es de 10 euros por persona, pero conviene aclarar si es con el vehículo lleno (21 plazas) o no, para evitar malos entendidos. También, suponemos, es posible que se pueda acordar la vuelta por el interior del Parque en lugar de la playa. Hay otras empresas que prestan servicios en Doñana, pero bien es por la parte Norte o por la parte de Sanlúcar.
A las 17:20 aproximadamente estábamos montándonos en el vehículo todoterreno y unos minutos después de las 18 horas nos dejaron en el aparcamiento, donde teníamos los vehículos. En esta ocasión un vehículo con Miguel, desde el mismo Matalascañas, otro con Jesús desde Mairena del Aljarafe, dos coches de Palos y Moguer con Martín. Joaquín, Monte, Asun y dos señoras más (de cuyo nombre quisiera acordarme), y dos de Huelva, uno con Pepe, María José, Carmelo y Candi) y el otro con Elías, Julián, Ricardo y Diego.
Y sobre las 7 de la tarde llegamos algunos a casa en Huelva, de la que habíamos salido poco después de las 6 de la mañana. Desde que salimos a andar en Matalascañas, hasta que llegamos en el barco en Sanlúcar empleamos unas 7 horas, con una parada para el bocadillo, alguna miniparada para reagruparnos y otra de unos minutos. El tiempo de regreso en el vehículo fue de unos 40-45 minutos.
Al día siguiente algunos están molidos.
En los pies de las fotos hay unos pequeños comentarios

Athugasemdir

    You can or this trail