Moving time  2 klukkustundir 59 mínútur

Tími  3 klukkustundir 33 mínútur

Hnit 2319

Uploaded 12. mars 2019

Recorded mars 2019

-
-
65 m
28 m
0
3,3
6,6
13,2 km

Skoðað 184sinnum, niðurhalað 6 sinni

nálægt Almassora, Valencia (España)

Ruta con mis compañeros y amigos Joaquín y Juan por el Paisaje protegido de la desembocadura del Millares desde Almazora PR-CV438.
Iniciamos la ruta en la calle Carremur, cerca de la Plaza de la Iglesia en Almazora y continuamos en la Plaza de Santa Teresa por la Avenida de l’Estret y cruzando la Calle Rambla de la Vida iniciamos la ruta por pista forestal hacia la Ermita de Santa Quiteria con la Sèquia Mayor a la derecha.
Pronto nos encontraremos con la Sèquia del Molí a la izquierda como muestra de la arquitectura del agua de la cuenca del Millares con azudes y puentes árabes. En esta zona nos encontramos con el antiguo Azud de Reballadores, que retenía el agua para su aprovechamiento en riego, con el bien de relevancia local, partidor o “Casa de les Reixes”, que separaba el agua de riego que correspondía a cada municipio a base de una serie de compuertas en diferentes conductos, donde en 1266 Burriana solicitaba agua en casos de sequía, del azud de la Sèquia de Castelló i Almassora, privilegio que le concedió el rey Jaume I.
Cruzamos bajo los puentes de la N-340N y N-340 por el camino de Santa Quiteria y seguimos por la calle 03 hasta llegar a un área recreativa donde almorzamos. Seguimos por la calle 03 hasta llegar a la Ermita de Santa Quiteria del siglo XVII y el puente Medieval de Santa Quiteria o del Pantanet sobre el río Millares, entre los términos municipales de Almazora y Villarreal construido en el siglo XIII e incluido en el entorno de protección del Paisaje Protegido de la Desembocadura del Río Millares.
Una vez que cruzamos el río, pudiendo observar el azud del Pantanet de Santa Quitèria y girando a la derecha río arriba por el paseo del botánico Miguel Calduch, se inicia la parte más paisajística de la ruta entre la Sèquia Mayor y el río Millares, dentro de un frondoso entorno que nos hace relajar el paso y disfrutarlo. Nos encontramos sugerentes rincones en los que hay que sortear tenaces y estrechos roquedos donde hay que cuidar la cabeza para no golpearse en un descuido. Pasamos por el derruido Molí Bisbal, construido en el año 1776, quien realizó varias funciones, tales como molino de harina o fábrica de hielo entre otros, antes de que la crecida del año 1952, afectara de manera importante a sus instalaciones y edificio, abocándolo finalmente a su cierre.
Llegamos a la zona del meandro o playa del río Millares en área arbolada donde se ubica el Molí de Ermita del siglo XVIII y el Ermitorio Virgen de Gracia del siglo XIV, edificio representativo de la arquitectura popular mediterránea que alberga, junto a una importante muestra de azulejería medieval, renacentista y barroca y un museo etnológico, así como un gabinete de arqueología.
Tras cruzar bajo el Puente del Termet llegamos al azud de Villa Real, final de ruta. Regresamos al punto de inicio con una pequeña variación al llegar al puente de Santa Quiteria que seguimos por el mismo margen hasta cruzar el puente del ferrocarril que cruzaremos el Millares de nuevo por una zona habilitada al efecto, siempre que no ande el rio crecido.
Hoy hemos comido en el Restaurante Pio XII de Almazora con muy buena relación calidad/precio.
Iniciamos la ruta por pista forestal hacia la Ermita de Santa Quiteria con la Sèquia Mayor a la derecha
Partidor o “Casa de les Reixes”, que separaba el agua de riego que correspondía a cada municipio a base de una serie de compuertas en diferentes conductos, donde en 1266 Burriana solicitaba agua en casos de sequía, del azud de la Sèquia de Castelló i Almassora, privilegio que le concedió el rey Jaume I.
Partidor o “Casa de les Reixes”, que separaba el agua de riego que correspondía a cada municipio a base de una serie de compuertas en diferentes conductos, donde en 1266 Burriana solicitaba agua en casos de sequía, del azud de la Sèquia de Castelló i Almassora, privilegio que le concedió el rey Jaume I.
Paseo del botánico Miguel Calduch, se inicia la parte más paisajística de la ruta entre la Sèquia Mayor y el río Millares, dentro de un frondoso entorno que nos hace relajar el paso y disfrutarlo. Nos encontramos sugerentes rincones en los que hay que sortear tenaces y estrechos roquedos donde hay que cuidar la cabeza para no golpearse en un descuido
Paseo del botánico Miguel Calduch, se inicia la parte más paisajística de la ruta entre la Sèquia Mayor y el río Millares, dentro de un frondoso entorno que nos hace relajar el paso y disfrutarlo. Nos encontramos sugerentes rincones en los que hay que sortear tenaces y estrechos roquedos donde hay que cuidar la cabeza para no golpearse en un descuido
Paseo del botánico Miguel Calduch, se inicia la parte más paisajística de la ruta entre la Sèquia Mayor y el río Millares, dentro de un frondoso entorno que nos hace relajar el paso y disfrutarlo. Nos encontramos sugerentes rincones en los que hay que sortear tenaces y estrechos roquedos donde hay que cuidar la cabeza para no golpearse en un descuido
Paseo del botánico Miguel Calduch, se inicia la parte más paisajística de la ruta entre la Sèquia Mayor y el río Millares, dentro de un frondoso entorno que nos hace relajar el paso y disfrutarlo. Nos encontramos sugerentes rincones en los que hay que sortear tenaces y estrechos roquedos donde hay que cuidar la cabeza para no golpearse en un descuido
Paseo del botánico Miguel Calduch, se inicia la parte más paisajística de la ruta entre la Sèquia Mayor y el río Millares, dentro de un frondoso entorno que nos hace relajar el paso y disfrutarlo. Nos encontramos sugerentes rincones en los que hay que sortear tenaces y estrechos roquedos donde hay que cuidar la cabeza para no golpearse en un descuido
Paseo del botánico Miguel Calduch, se inicia la parte más paisajística de la ruta entre la Sèquia Mayor y el río Millares, dentro de un frondoso entorno que nos hace relajar el paso y disfrutarlo. Nos encontramos sugerentes rincones en los que hay que sortear tenaces y estrechos roquedos donde hay que cuidar la cabeza para no golpearse en un descuido
Paseo del botánico Miguel Calduch, se inicia la parte más paisajística de la ruta entre la Sèquia Mayor y el río Millares, dentro de un frondoso entorno que nos hace relajar el paso y disfrutarlo. Nos encontramos sugerentes rincones en los que hay que sortear tenaces y estrechos roquedos donde hay que cuidar la cabeza para no golpearse en un descuido

Athugasemdir

    You can or this trail