Tími  3 dagar 7 klukkustundir 29 mínútur

Hnit 6433

Uploaded 10. janúar 2020

Recorded júní 2019

-
-
2.224 m
852 m
0
12
24
47,58 km

Skoðað 491sinnum, niðurhalað 9 sinni

nálægt Potrero de los Funes, San Luis (Argentina)

En Junio de 2019 hice una visita a las Sierras de San Luis. Nunca había viajado allí, así que me armé con un poco de información de posibles rutas por hacer, y un proyecto me cautivó enseguida: recorrer desde el sur al norte las sierras, pasando por las dos más altas de este cordón y llegando hasta aproximadamente Villa de la Quebrada por las sierras, para luego bajar al pueblo. Contaba solo con cuatro días para andar, por lo que tenía que ser cuidadoso con el tiempo de caminata.

Si bien no pude realizar completamente la travesía que quería, sí pude hacer los dos cerros más altos y recorrer la belleza de las sierras por cuatro días. El plan original era subir por Potrero de los Funes al cerro Valle de Piedra, que se encuentra subiendo al filo de las sierras para luego buscar arriba un lugar para acampar la primera noche. Los días dos y tres los usaría para recorrer por arriba las sierras, visitando el cerro Retama, cerro Agua Hedionda y cerro Guanaco, para luego pasar la tercer noche antes de la bajada. Por último, el plan para el cuarto día era bajar a Villa de la Quebrada, y por medio de colectivos volver primero a San Luis capital para luego volver a casa. A lo largo de la travesía por las sierras había 3 bajadas de emergencia y luego la bajada final desde Cerro Guanaco. Dado algunos contratiempos, el tercer día llegué a la tercer bajada de emergencia un poco tarde (alrededor de las 16hs, siendo que a las 18hs oscurecía), por lo cual decidí no seguir hasta cerro Guanaco y bajar por allí. Este track describe el recorrido hecho a través de este circuito.

Día 1
El primer día la idea era llegar hasta el filo, pero debí acampar unos 100 metros (de desnivel) antes dado que tenía un dolor importante en la rodilla. Además, según la info que había recabado, donde pasé la noche era la última fuente de agua antes de la subida.
Comencé la subida desde Potrero de los Funes por el camino al Salto de la Moneda, en lugar de subir por el camino tradicional a Valle de Piedra. El camino al Salto de la Moneda está bastante bien marcado, salvo algunos momentos en que hay que cruzar de un lado del arroyo al otro. Un poco después de la mitad del camino al salto, se puede tomar un desvío hacia el oeste (izquierda yendo hacia el salto) para visitar el Salto de la Vaca muerta. Es un salto mucho más pequeño que el de la moneda, pero es muy lindo e ideal para condimentar un poco más este tramo del sendero. Aquí el camino está un poco más desdibujado, pero no hay problemas de llegar. En el track eran un waypoint que indica “tomar el camino de regreso” dado que al volver de ese salto hasta empalmar con el del Salto de la Moneda el camino me pareció más directo y marcado que el de ida; a excepción de un pasito que hay que subir con un poco de cuidado si se hace en el sentido de ida.
Luego de aproximadamente una hora y media (visitando el Salto de la Vaca Muerta) se llega al Salto de la moneda. Éste es mucho más deslumbrante y majestuoso que el primero. Con unos verticales bloques de roca de aproximadamente unos 20 metros (calculo yo) forman una pared curva que a esas horas de la mañana (aproximadamente 10am) tapa la luz del sol y da una hermosa sombra para descansar un poco y admirar la belleza natural del salto.
De este punto en adelante, la idea es seguir el recorrido del arroyo que cae en el Salto de la Moneda hasta un punto donde estaremos prácticamente en contacto con el camino normal al cerro Valle de Piedra. Estando bajo el salto resulta obvio que no se puede continuar directo por el río, por lo que hay que volver un poco sobre nuestros pasos para encontrar una forma de subir la ladera de las sierras hasta estar a la altura del arroyo que cae, para luego continuar siguiéndolo. En mi caso encontré una subida pero puede ser un poco peligrosa; en caso que sigan este track recomiendo una subida más tranquila, donde se pueda subir caminando sin la necesidad de usar las manos.
Una vez arriba el camino se vuelve una ruleta; no se si el problema es que no enganché el camino del track que tenía, o el camino no existía. Pero de este punto en adelante tuve muchas subidas y bajadas, enriedes con espinillos, pisar con cuidado entre el pasto alto. Hasta que llegué a un punto del track donde bajé a la altura del río y bordeándolo pude continuar casi sin problema. En una parte tuve que pasar por altos yuyos (estoy hablando de yuyos más altos que yo) en el río en si, donde me moje un poco los pies. Aproximadamente luego de una hora y media, luego de bajar a la altura del río, existe un desvío para ir al salto Arco Iris. En mi caso me acerqué un poco, pero cuando vi el tiempo que me estaba llevando el trayecto, sumado a las pocas horas de luz y al camino que aún quedaba por delante, decidí no llegar hasta él y seguir. Luego de retomar el camino, con un descanso incluido en el medio, al cabo de 2 horas llegué al camino tradicional al cerro Valle de Piedra. De aquí en adelante el camino esta super marcado y tiene apachetas a lo largo del camino en caso que se pierdan, cosa que es bastante difícil allí. A diferencia del tramo hecho por los saltos, es un paseo por el parque. Ese primer tramo me llevó unas 4 horas, dado que más de la mitad es a través de la sierra virgen, entre espinillos, cactus, piedras sueltas, el río yuyos altos, etc. Yo calculo que por el camino tradicional al cerro Valle de Piedra se puede llegar al mismo punto donde me encontraba en ese momento en aproximadamente 3 horas (o menos quizás) y sin tantos problemas ya que el camino está bien marcado. Recomendación hasta aquí: no tomen el camino que va por los saltos si van presionados por el tiempo, porque se avanza bastante lento. Si no les hace diferencia, conviene recorrer el camino tradicional a cerro Valle de Piedra.
De aquí hasta el waypoint de primer acampe no hay mucho que indicar dado que el camino está bien claro. El punto que dice “arboleda” tiene un par de árboles que no encajan con el resto de la vegetación y dan una buena sombra por si se quiere descansar allí. Hay un pequeño hilito de agua y una zona húmeda unos 20 minutos antes de donde acampé. Allí hay un arroyo más caudaloso de donde se puede sacar agua. Recomendación: cargar mucha agua en este punto si se sigue, para tener lo suficiente para el resto del día, cena y desayuno. En teoría arriba no hay agua, pero encontré algunos puntos donde, aunque apenas corría y no tenía más de 20 cms de ancho, corría un hilo de agua. Pero esto va a depender de la época en que viajen y si ha habido sequía o no.
Acampé en el waypoint indicado porque la rodilla ya dolía bastante en ese punto, y preferí descansarla. Quedé muy cerca del cerro Valle de Piedra (podía ver la cruz de su cumbre desde donde estaba) y bastante antes de lo que hubiese preferido. También sin la cumbre que esperaba el primer día. Sin embargo, frenar temprano y antes sirvió de remedio para la rodilla: al otro día me sentía fabuloso, y con pilas recargadas para un día largo de caminata. Desayuné cuando estaba amaneciendo, y luego desarmé carpa, armé la mochila y comencé a caminar.

Día 2
Luego de retomar la marcha, al cabo de una hora, ya me encontraba en la cruz del cerro Valle de Piedra. Descansé un poco allí y aproveché la claridad del día para disfrutar de la maravillosa vista 360 que hay allí.
Luego retomé el camino. El sendero está marcado en la mayor parte del trayecto, aunque desaparece de a ratos en las pampas o tramos de yuyos largos. En mi caso tuve suerte de encontrar un poco de vestigios de nieve donde la sombra de la mañana había dado, así que usé eso para recargar un poco el agua. Aunque dado que el aire estaba frío pero el sol ardiente no tuve mucha necesidad de recurrir excesivamente al agua. En algunos lugares la tierra tenía apariencia de estar húmeda, así que imagino que en épocas con mucha agua puede que de allí brote agua. Este trayecto es muy tranquilo, alternando subidas y bajadas leves, pamapas y cruce entre bloques de piedra. Al cabo de unas 3 horas llegué al punto de bajada de emergencia dos. En este punto se puede bajar de las sierras hacia el oeste y también se puede subir un poco hacia el Este para llegar al supuesto “Cerro Pampita”. No encontré dicho cerro (cruz, apachetas o algo que lo marque), pero dejé el punto de referencia “Supuesto cerro Pampita” para referencia de la bajada. También es posible que el waypoint que tenía no fuera el correcto.
Al continuar hacia el norte, en camino al cerro Retama, crucé un hilito bien fino de agua. Aun así era agua clara y fresca, por lo que aproveché a hidratarme bien y recargar agua para el resto del día. Aproximadamente una hora luego del último punto de referencia (unas 4 horas y media desde cerro Valle de Piedra) se llega al cerro Retama. Este es el segundo más alto de las sierras centrales de San Luis. Para subir a la cruz hay que treparse a un bloque de piedra de unos 3 o 4 metros, con mucho cuidado.
Luego de un buen descanso y de contemplar el paisaje, retomé camino hacia el norte, en dirección del cerro Agua Hedionda. El camino se mantuvo como venía desde el cerro Valle de Piedra; pampitas, subidas, bajadas, pasar entre bloques de rocas… tan solo a media hora de retomar el camino, al llegar a una pampa de pasto alto y mirar al este, se puede ver una torre metálica de unos dos metros de alto. Aunque no me acerqué a verla de cerca la capturé con la cámara y la marqué para tenerla de referencia.
Al cabo de una hora aproximadamente, ya cerca del horario de anochecer, llegué al punto donde acampé la segunda noche. Aún camino a cerro Agua Hedionda armé la carpa y con el agua que había reservado para la cena cociné algo rápido para poder descansar lo máximo posible. También reservé agua para el desayuno y para que sobre un poco para el camino. El área de acampe estaba bastante reservado del viento, así que no lo sentí mucho aquí.

Día 3
El tercer día comencé a caminar por la mañana luego de un energético desayuno. El camino hasta el próximo cerro fue bien corto: al cabo de una hora y quince minutos aproximadamente llegué a la cruz del cerro Agua Hedionda, el más alto de las sierras centrales. Me tomé un buen rato para disfrutar la vista hacia ambos lados de las sierras, y luego continué el camino.
De este punto en adelante, el camino se vuelve más intrincado; ya no se presentan pampitas tan seguido, ni con tanta extensión. El camino va principalmente entre los grandes bloques de piedra y el filo es muy estrecho en algunas partes, al punto que con unos pocos pasos de derecha a izquierda se pueden ver las bajadas al Este y Oeste de las sierras.
Desde Agua Hedionda, en poco más de media hora, se llega a un tramo que tiene una bajada importante hasta el lecho del arroyo para luego tener una subida de igual magnitud. Estas bajada y subida creo son una de las más pronunciadas que recuerdo caminando en lo alto de las sierras. En el punto donde se termina de bajar al arroyo, y antes de subir, logré encontrar un pequeño salto de agua bajo un bloque de piedra donde pude recargar agua e hidratarme nuevamente. En épocas de mucha caudal supongo que es más fácil encontrar agua en ese punto (marcado con el waypoint “Agua”).
A poco menos de una hora de ese punto, se llega a un lugar donde en frente hay grandes bloques de piedra formando una alta pared y en forma de semicírculo a su derecha la sierra se levanta formando una forma de anfiteatro en la cual parece que más allá las sierras bajan abruptamente. Desde este punto se vuelve bien complicado el camino, aunque también está señalado por apachetas y marcado de a tramos. Prestando atención no hay problema, si bien el track que seguí no era muy claro. En esta pared rocosa, si nos acercamos a una de las ventanas que se forman entre las rocas a la derecha, se puede ver que el camino baja con una pendiente abrupta, pero que se puede seguir con cuidado. Enseguida se llega a una especie de quebradita que baja, aunque ésta está llena de medianos a grande bloques de piedra. Aquí hay que bajar con cuidado y sin descender demasiado, faldear la ladera de la sierra hacia la izquierda, aunque el track iba pegado a pico de bloques de piedra (así que tal vez no encontré el camino más directo). Mientras se faldea se ve adelante una subida bastante tranquila por un camino sin tantos bloques de piedra que pisar.
Desde ese punto me tomó unas tres horas llegar a la zona de acampe de la tercer noche. Se avanza un poco lento porque hay que ir rodeando grandes bloques de roca, siguiendo apachetas y senderos poco marcados. En este tramo el filo se vuelve bien estrecho así que hay que tratar de seguir el camino marcado para no descender demasiado ni toparse con riscos. Ya llegando a la zona de acampe de la tercer noche el filo se empieza a ensanchar, no hay tantas rocas y se llega al “Valle 2”. Para bajar fui por una quebrada que no recomiendo mucho porque había como una huella bien profunda por donde asumo baja agua y puede causar un accidente. Si encuentran una forma de bajar al valle que sea menos peligrosa, mejor.
Ese valle es una pampa bastante amplia con agua corriendo hacia el este, si bien el agua era tan playa que tenía unos centímetros de alto solamente. También corría muy poco, y el lugar estaba lleno de excremento de caballos que se ve dejan sueltos en las sierras. En mi caso busqué una parte que estuviera más arriba de la zona sucia y que corriera, ya que casi no tenía agua.
Al llegar a este punto tuve que tomar una decisión. Solo me quedaban un par de horas de luz, había llegado a la última bajada de emergencia (la siguiente era la bajada final planeada) y no tenía un track real del trayecto que faltaba hasta cerro Guanaco, solo uno que había marcado de ver mapas. Para no arriesgarme decidí pasar la noche allí, para el día siguiente bajar temprano y asegurarme llegar bien y a tiempo al pueblo de Villa de la Quebrada.

Día 4
El cuarto día comencé la caminata por los pastizales del “Valle 2” siguiendo el track de bajada. Apenas comencé la caminata pasé por encima de una pirca, y poco después de eso el camino comenzó a estar bien marcado, algo así como el camino a Valle de Piedra el primer día. El camino va bajando por un filo, pasando de un lado a otro y zigzagueando levemente. Luego comienza a desmarcarse un poco y los yuyos altos vuelven a aparecer; en este punto a veces se ve el camino entre los pastizales y otras hay un surco en los pastizales que marcan el camino. Cuando el camino se empieza a volver menos evidente empiezan a aparecer apachetas marcándolos.
Aproximadamente a una hora de haber comenzado comencé a faldear una loma donde perdí de vista las apachetas, si es que las había en ese tramo. Rodeé la loma de Este a Oeste y llegué al punto indicado como “Piedras en filo de bajada”. Aquí me llevó un rato encontrar el camino, si bien resultó luego un poco obvio. Primero subi al filo para bajar por allí, pero me topé con un risco de unos 5 mentros, por lo que volví por el filo un poco hasta que encontré una bajada por la cara sur del filo (yo había venido del norte), aunque también fue entre piedras y con un poco de cuidado. Pensándolo ahora, probablemente había que volver un poco por el filo, bajar un poco por la cara sur y entonces conectaría con el camino que luego seguí.
Luego de pasar ese punto, casi enseguida, se llega a una pampita de pastizales bastante llana. En este punto se debe tomar el camino que baja por la izquierda de ésta (por el sur) que comienza a bajar un poquito antes de llegar a la misma. En ese punto comienza la bajada más empinada del camino (y a la vez tal vez la más larga). Me llevó una hora y media bajar. En esta parte no vi ningún camino marcado; simplemente bajé zigzagueando pasando sobre piedras y yuyos altos hasta llegar al punto “Cruce río”. En teoría debía haber agua de arroyo por donde bajé, pero en mi trayecto solo encontré casi llegado al punto mencionado, y no tan caudalosa.
Del punto “Cruce río y pirca” me perdí un poco del camino. En ese punto se abre una especie de “V” por la que corren dos arroyos. En mi caso yo me mandé a seguir el camino izquierdo, bordeando el río. Pero lo que debí es subir al filo que sierra que se alzaba entre los dos arroyos. Cuando noté mi error, subí al filo por el lado del arroyo que estaba bordeando. En el punto “Retome camino correcto” me encontré con el camino que debería haber seguido. En resumen: desde el punto “Cruce de río y pirca” hay que subir a la loma que separa ambos arroyos, en dirección directa al punto “Retome del camino”.
De allí en adelante, el camino está bien marcado y va por ese filo, faldeando de vez en cuando algunas lomas y rocas. En algunos puntos el camino desaparece o no se ve, dado que se vuelve muy estrecho, en algunos puntos tiene el ancho de un pie y se abre entre los yuyos. Cerca de una hora luego de avanzar, se llega a un punto donde comienza la última bajada.
Esta bajada está bien marcada, y a medida que bajamos van empezando a aparecer árboles y arboledas. Una media hora luego de comenzar la última bajada, luego de cuatro horas y media de andar (y descansar unas cuantas veces!) llegamos prácticamente al pie de las sierras. Lo primero que veremos es una casa que tendremos que bordear hacia la derecha para llegar al arroyo.
De aquí en adelante nos encontraremos con un camino como el que va al salto de la Moneda, incluso más sencillo de andar. Está bien marcado y es ancho. Bordea el arroyo y lo cruza una y otra vez de un lado a otro. La caminata aquí se vuelve bien sencilla, pero aun así muy bella. Se pasará por delante de unos tres o cuatro puestos/casas hasta llegar a una tranquera. Si se cruza y hacen unos metros se cruza el arroyo una última vez, y luego comienza un camino (ruta) de tierra común y corriente.
No mucho después de eso, unos 20 minutos, se llegará a la ruta 3, que une Villa de la Quebrada con San Luis capital. Y desde allí comienza una larga, aburrida e interminable caminata hasta Villa de la Quebrada. Por suerte terminé llegando con mucho tiempo de sobra, así que pude conocer un poco del pueblo y luego volver a San Luis con tiempo para volver a casa finalmente.

La travesía hecha es fantástica, con hermosos paisajes y unos cuantos desafíos. Si pudiera repetirlo subiría por el camino tradicional al cerro Valle de Piedra, y seguramente eso me daría tiempo de llegar hasta el Cerro Guanaco y bajar por una quebrada un poco más directa a Villa de la Quebrada.
Espero esto les sea de ayuda para quien quiera hacer una caminata similar.
Waypoint

'Antena' al Este

tjaldsvæði

Acampe Noche 1 (Arroyo Valle de Piedra)

tjaldsvæði

Acampe noche 2

tjaldsvæði

Acampe Noche 3 (Valle 2)

Waypoint

Agua

Waypoint

Casa y río

toppur

Cerro Agua Hedionda Cumbre

toppur

Cerro Guanaco

toppur

Cerro Retama

toppur

Cerro Valle de Piedra

Waypoint

Cruce Río y Pirca. Subir al filo.

Waypoint

Cruz de sustersic

Waypoint

Hilo de Agua

Waypoint

Muro de bloques de piedra

Waypoint

Piedras en filo de bajada

Waypoint

Pirca 1

tjaldsvæði

RefugioRetama

Waypoint

Retome camino correcto

Waypoint

Salto de la vaca muerta

Waypoint

Salto ArcoIris

Waypoint

SaltoDeLaMoneda

toppur

Supuesto Cerro Pampita

Waypoint

Trepada Peligrosa

Waypoint

Ultima bajada

Waypoint

Union a la senda a Valle de Piedra

Athugasemdir

    You can or this trail