Niðurhal

Fjarlægð

7,56 km

Heildar hækkun

464 m

Tæknilegir erfiðleikar

Mjög erfitt

Lækkun

464 m

Hám. hækkun

569 m

Trailrank

39

Lágm. hækkun

147 m

Tegund leiðar

Hringur

Hreyfitími

ein klukkustund 53 mínútur

Tími

2 klukkustundir 19 mínútur

Hnit

1323

Hlaðið upp

25. febrúar 2021

Tekið upp

febrúar 2021

Senda í GPS tækið þitt

Sæktu leiðir frá Wikiloc beint á Garmin, Apple Watch eða Suunto.

Sækja Wikiloc Premium Uppfæra til að fjarlægja auglýsingar
Senda í GPS tækið þitt Senda í GPS tækið þitt
Deila
-
-
569 m
147 m
7,56 km

Skoðað 377sinnum, niðurhalað 12 sinni

nálægt la Vall d'Uixó, Valencia (España)

Ruta exigente, empezando con un inicio tranquilo a los 5' cogemos el desvío hacia Sumet.
La ruta es muy exigente durante la primera hora, llegando hasta la Penya Migdia (581m) donde podremos ver diferentes estructuras de piedra seca, sobretodo Trincheras que se realizaron para la Guerra Civil.

Una vez coronado y después de un inicio de bajada complicado, la ruta ya es muy tranquila discurriendo por el barranco d'Aigualit encontrándonos por la font dels Tolls, l'arquet roma que bajaba el agua de este barranco, la pedra de la Mamella, sendas empedradas, etc..
Mynd

Salida

  • Mynd af Salida
Mynd

Cruce a izquierdas

  • Mynd af Cruce a izquierdas
Mynd

Sequieta el roig

  • Mynd af Sequieta el roig
  • Mynd af Sequieta el roig
Mynd

Cogemos el desvío de la izquierda para seguir recto

  • Mynd af Cogemos el desvío de la izquierda para seguir recto
Mynd

Seguimos recto

  • Mynd af Seguimos recto
Mynd

Cruce hacia arriba

  • Mynd af Cruce hacia arriba
Mynd

Trincheras 1

  • Mynd af Trincheras 1
Múltiples vestigios de las fortificaciones levantadas por el ejército republicano construida mayormente durante la primavera de 1938 (línea defensiva XYZ…) para contener a las fuerzas nacionalistas que avanzaban desde el norte y oeste con la intención de conquistar el eje Sagunto-Teruel y la ciudad de Valencia Abundan las trincheras en Pipa, Sumet, Penya Migdia, Penyalba, Castell y Pic de Font de Cabres. La precipitación con que esta serie de obras se construyó no permitió levantar parapetos de mayor solidez y envergadura, incluso este mismo apremio hizo que se construyeran fortificaciones en lugares equivocados que inmediatamente hubo que rectificar a toda prisa. En Montalar (zonas de miranda y colmenar han desaparecido debido a las transformaciones agrícolas). Historia: A principios de 1938 el gobierno de la República se encontraba en serias dificultades para mantener la moral de su ejército donde cundía el desaliento, el derrotismo y las deserciones entre sus filas, en cambio, el ejército fascista avanzaba sin parar y a mediados de abril alcanzaban el mar en VInaros y Franco decidía continuar hacia Valencia. Por ello, el ejército Republicano se iba a rehacer mediante una serie de disposiciones urgentisimas llevadas a cabo por el presidente del gobierno Juan Negrín. Los franquistas se acercaban y mientras, en nuestra línea XYZ, las órdenes de fortificación eran de máxima premura. En veinte días debía estar en condiciones de defensa, y los turnos de trabajo se llegaron a triplicar tomando parte en ellos hasta 6000 hombres. A finales de junio las obras estaban casi terminadas, y la línea en el sector del este ya se encontraba ocupada, desde almenara hasta el pico rápita en Algimia de Almonacid por el llamado cuerpo de ejército XX, denominado “A” al mando del teniente coronel Ernesto Güemes Ramos compuesto por las divisiones 15, 29 y 50. La misión republicana confiada a las unidades XYZ fue la de defender hasta la muerte las posiciones sin ninguna idea de repliegue. Con esta maniobra defensiva se pretendía reorganizar detrás de las líneas a todo el ejército de levante que, aunque iba cediendo frente al empuje del impresionante ejército franquista, lo hizo ordenadamente. El 5 de Julio conquistaban el puntal de Artana y seguidamente Els Sants de la Pedra y Font de Cabres, pero el castillo de castro y los altos de pipa estuvieron bravamente defendidos por la CCVIII Brigada Mixta. La defensa de Valencia, articulada sobre la línea XYZ había sido un éxito que permitió distraer al ejército de Franco para producir su último y desesperado intento por lograr la iniciativa en los frentes de la guerra: la batalla del Ebro.
Mynd

VTF (volta al terme fondeguilla)

  • Mynd af VTF (volta al terme fondeguilla)
Marca realizada por evento de la volta al terme de Fondeguilla, esta senda es recorrida al inicio de la carrera
Mynd

Trincheras 2

  • Mynd af Trincheras 2
Múltiples vestigios de las fortificaciones levantadas por el ejército republicano construida mayormente durante la primavera de 1938 (línea defensiva XYZ…) para contener a las fuerzas nacionalistas que avanzaban desde el norte y oeste con la intención de conquistar el eje Sagunto-Teruel y la ciudad de Valencia Abundan las trincheras en Pipa, Sumet, Penya Migdia, Penyalba, Castell y Pic de Font de Cabres. La precipitación con que esta serie de obras se construyó no permitió levantar parapetos de mayor solidez y envergadura, incluso este mismo apremio hizo que se construyeran fortificaciones en lugares equivocados que inmediatamente hubo que rectificar a toda prisa. En Montalar (zonas de miranda y colmenar han desaparecido debido a las transformaciones agrícolas). Historia: A principios de 1938 el gobierno de la República se encontraba en serias dificultades para mantener la moral de su ejército donde cundía el desaliento, el derrotismo y las deserciones entre sus filas, en cambio, el ejército fascista avanzaba sin parar y a mediados de abril alcanzaban el mar en VInaros y Franco decidía continuar hacia Valencia. Por ello, el ejército Republicano se iba a rehacer mediante una serie de disposiciones urgentisimas llevadas a cabo por el presidente del gobierno Juan Negrín. Los franquistas se acercaban y mientras, en nuestra línea XYZ, las órdenes de fortificación eran de máxima premura. En veinte días debía estar en condiciones de defensa, y los turnos de trabajo se llegaron a triplicar tomando parte en ellos hasta 6000 hombres. A finales de junio las obras estaban casi terminadas, y la línea en el sector del este ya se encontraba ocupada, desde almenara hasta el pico rápita en Algimia de Almonacid por el llamado cuerpo de ejército XX, denominado “A” al mando del teniente coronel Ernesto Güemes Ramos compuesto por las divisiones 15, 29 y 50. La misión republicana confiada a las unidades XYZ fue la de defender hasta la muerte las posiciones sin ninguna idea de repliegue. Con esta maniobra defensiva se pretendía reorganizar detrás de las líneas a todo el ejército de levante que, aunque iba cediendo frente al empuje del impresionante ejército franquista, lo hizo ordenadamente. El 5 de Julio conquistaban el puntal de Artana y seguidamente Els Sants de la Pedra y Font de Cabres, pero el castillo de castro y los altos de pipa estuvieron bravamente defendidos por la CCVIII Brigada Mixta. La defensa de Valencia, articulada sobre la línea XYZ había sido un éxito que permitió distraer al ejército de Franco para producir su último y desesperado intento por lograr la iniciativa en los frentes de la guerra: la batalla del Ebro.
Mynd

Penya Migdia

  • Mynd af Penya Migdia
Mynd

Seguimos por la senda recto

  • Mynd af Seguimos por la senda recto
Mynd

Font dels Tolls

  • Mynd af Font dels Tolls
Mynd

Pedra de La Mamella

  • Mynd af Pedra de La Mamella
Se trata de una piedra caliza situada en pleno cauce del barranco de Aigualit muy cerca de la población. De aspecto troncocónico, recuerda la forma de una piedra volandera de molino de aceite. Su semejanza con el pecho de una mujer le da el nombre. La Pedra de la Mamella no tiene otro interés que el simplemente anecdótico y el que la transmisión oral popular nos ha venido a llegar, pero no estará de más, al hilo del asunto, recordar un poco de nuestra historia. Se cuenta que en una de las Guerras Carlistas (ignoramos cuál) acaecidas durante el siglo XIX, se encontraba un picapedrero en Aigualit dando forma a la roca en cuestión, con el objeto de cumplir el encargo de fabricar una piedra para un molino. Por la apariencia de su fábrica recuerda, efectivamente, a la muela volandera de una almazara de las muchas que existían en la Vall. En un momento de su trabajo, sigue narrando la historia, apareció en una de las colinas vecinas un incontrolado del bando carlista que, sin mediar palabra, descerrajó un tiro sobre la espalda del pobre picapedrero, quien cayó muerto de bruces sobre la piedra. Carecemos de datos que puedan corroborar esta historia, y los detalles que la ilustran sólo forman parte de la memoria colectiva. Es bien cierto que vagar por los lugares más apartados y solitarios de la sierra debió ser una actividad muy peligrosa para las gentes en época tan conflictiva. Balbas Cruz, en “El libro de la Provincia de Castellón”, carga las tintas contra las fuerzas carlistas, describiendo toda clase de atrocidades cometidas por ellos a lo largo y ancho de nuestra comarca. Así, cuenta cómo agosto de 1835 el carlista Serrador entra en Villarreal y fusila al alcalde. En el mismo mes, Cabrera hace lo propio sobre Segorbe al frente ed 1300 hombres, pidiendo al municipio 8000 duros y raciones. Al año siguiente, de nuevo Serrador entra en Soneja, incendiándola y saqueándola. En 1838, Cabrera entra otra vez en Villarreal y vuelve a fusilar a su alcalde y al secretario del Ayuntamiento. Sus fuerzas, sigue narrando Balbas, se corrieron a la huerta de Castellón y acuchillaron a 22 labradores; la larga lista de barrabasadas continúa. Más próximas nos quedan las diversas vicisitudes sufridas en el pueblo, que estuvo literalmente tomado por las partidas caristas entre 1873 y 1875 durante la última de sus guerras. Primero, el famoso cabecilla Cucala que , en julio de 1873 con sus hombres, se apoderaría de tres mil setecientas cincuenta pesetas de los fondos municipales. Ingenuamente el Consistorio estableció un servicio de vigilancia que, ante el poder disuasorio de las facciones, debió ser poco útil. En vista de las actuales circunstancias, y con el fin de poder evitar una sorpresa o invasión de personas sospechosas y de malas condiciones en la perpetración de algún robo o asesinato, el Ayuntamiento después de haber discutido y deliberado suficientemente el asunto, ha resuelto unánimemente, se establezcan rondas y dos retenes por la noche en la población, debiéndose situar estos, uno en el local del campanario parroquia de la Asunción, y otro en el denominado palacio del Duque parroquia del Ángel, con sus correspondientes braseros, carbón y luz, y una soga que también se comprará para colocarla desde la campana del Angel al reten, con objeto de tocar a somaten en caso necesario; debiendo prestar servicio todos los vecinos que pagan desde cinco duros en adelante por contribución territorial y los que por sus industrias y demás se hallen en una posesión análoga; nombrandose por turno cada noche el número de individuos que se considere suficiente, quedando impuesta la multa de cinco reales al que faltare, para satisfacer como jornal al que verifique el servicio en su lugar. Asimismo se nombrarán también por turno dos concejales, alcaldes de barrio o mayores Contribuyentes en cada noche, de los comprendidos en la hita formada por separado, quienes como jefes mandarán las operaciones de ambas rondas y retenes, cada uno en su respectiva parroquia y en combinación cuando conviniera al mejor servicio del orden público, quedando obligados todos los vecinos a prestar el auxilio correspondiente cuando ocurra alguna novedad o se toque la campana a somaten. Efectivamente, al mencionado Cucala siguieron otros como Vallés, Corredor, Palacios, Sierramorena, etc. que sistemáticamente saqueaban la población amenanzando y extorsionando a la ciudadanía arramblando con dinero, raciones, caballerías, alpargatas, aparejos y toda clase de bienes. En junio de 1874 el coronel carlista Belda entró en la Vall y se llevó como rehenes a diez concejales y a catorce padres de mozos recién reclutados por el Ejército Cristino, siendo liberados un mes más tarde mediante el pago de dos mil duros de rescate. En este ambiente bélico, la totalidad de la Corporación Municipal, así como numerosos vecinos con sus familias, tuvieron que refugiarse bajo la protección de las murallas en la vecina población de Nules, donde permanecieron hasta el final de la guerra. Fueron sin duda tiempos duros en los que la población quedó mermada y las actividades laborales y administrativas reducidas al mínimo. Por otra parte, y volviendo al hilo de nuestra historia inicial, la abundancia antaño de estos incontrolados trabucaires o partidas de guerrilleros que deambulaban y se refugiaban en los montes hacen totalmente factible nuestro relato. Sea como fuere, realidad o imaginación popular, la leyenda y la Pedra de la Mamella existen.
Mynd

Arquet

  • Mynd af Arquet
Mynd

Seguimos cruce hacia abajo para buscar la salida

  • Mynd af Seguimos cruce hacia abajo para buscar la salida

2 ummæli

Þú getur eða þessa leið