-
-
1.747 m
1.044 m
0
6,9
14
27,46 km

Skoðað 324sinnum, niðurhalað 14 sinni

nálægt Mataelpino, Madrid (España)

La Pedriza de Manzanares una fantástica construcción de arquitecturas graníticas de alto valor ambiental y calidad geográfica en el Parque Nacional Cumbres de Guadarrama. Escuela tradicional de montañismo y ejemplo incomparable de diversidad natural, el territorio “pedricero” es un museo al aire libre de esculturas de piedra, modelado fluvial, erosión y vida salvaje. La ruta ciclomontañera recorre la pista forestal conocida popularmente como “Pista de las Zetas”, un entretenido itinerario panorámico que recorre completamente el gran circo geográfico de la cabecera del río Manzanares, debajo de las grandes cumbres de cuerda larga y sus solitarios ventisqueros serranos.
Un buen lugar para iniciar la ruta es el último aparcamiento de Canto Cochino, al final de la carretera, cerca de la barrera que corta el tráfico a los vehículos particulares. A pocos metros se encuentra la orilla del río Manzanares entre fresnos, pinos, acebos y majuelos. Y alrededor el laberinto de pasadizos de granito y moles de piedra de la inmensa Pedriza de Manzanares, una joya geológica en la sierra de Guadarrama y un sugerente museo de esculturas naturales de piedra. La ruta sale del aparcamiento por la misma carretera de acceso.
Desvío a la derecha en la pista forestal de las Casiruelas (P.K. 0,300). Pasar la barrera por un lateral. El firme de la vieja pista de las Casiruelas es asfalto destruido, con zonas rotas y bacheadas. El desnivel es alto desde la barrera. A un kilómetro de la salida hay una fuente rodeada de un bosquecito de abedules (no sería raro ver cervatillos). La ausencia de pinos permite contemplar el magnífico paisaje pastoril de la solana de la Garganta, con restos de antigua majadas tradicionales.
La subida ofrece una panorámica excelente del gran circo geográfico de La Pedriza y los relieves de Cuerda larga, una importante extremidad de la sierra de Guadarrama donde nace del río Manzanares en los arroyos que bajan de Cabezas de Hierro, La Maliciosa, Bola del Mundo y el resto de las moles montañosas del imponente macizo serrano. La pista de asfalto sale del pinar y dibuja una curva pronunciada para subir a la explanada las Casiruelas. La ruta continúa de frente por la pista forestal. El desnivel disminuye pero todavía queda mucha ascensión.
La pista asciende por los pinares que pueblan la cabecera del arroyo de la Umbría de la Garganta. En la subida dibuja largas horquillas o “zetas” que dan el nombre popular al camino forestal del enorme anfiteatro geográfico de La Pedriza. En la primera zeta aparece el carril de las majadas ganaderas de Collado Ortigoso (P.K. 4.700). La ruta continúa la ascensión por la pista principal. Las vistas alcanzan el embalse de Santillana, parte de la Cuenca Alta del Manzanares y los rascacielos de Madrid.
La última zeta de la ascensión culmina en el Collado de los Pastores. En los canchales de granito hay paneles gráficos que ayudan a identificar los relieves del paisaje y unas vistas fantásticas del nacimiento del río Manzanares y los riscos pedriceros. La pista pasa por el puente de los Manchegos y entra en los curiosos paisajes forestales de la sierra del Francés. En tres zetas seguidas el camino baja 150 metros de altitud y recorre un sector del pinar con varios ejemplares centenarios, algunos en la cuneta de la pista. Todavía queda un pequeño repecho al alto de Las Losillas (P.K. 17,900) antes de iniciar el descenso definitivo. En el cruce de las Losillas aparece a la izquierda la pista de la Pradera de la Nava, un camino de ida y vuelta para conocer otro bello paraje del circo de La Pedriza. La ruta continúa de frente y comienza un largo descenso.
El descenso es constante hasta el puente del Francés, en el cauce del río manzanares. El caos granítico de bolos, llambrias, canales, gargantas y cordales se quedan arriba, perdidos en un mundo de caprichos petrificados. En bicicleta se baja en unos minutos de la desolación serrana al bullicio del río Manzanares y la popular Charca Verde (P.K. 26.200), uno de los parajes más visitados de La Pedriza. La ruta dibuja dos últimas zetas por un firme muy malo de antiguo asfalto y deja a la izquierda el camino de la Charca Verde. A cien metros aparece a la izquierda la vereda de un vivero forestal. Seguir de frente por el camino principal.
El tramo final es la despedida del laberinto mágico en la orilla del río, escuchando el chisporroteo de los saltos de agua en las pozas de piedra pulidas por el torrente, despacio, como llega la ruta a los aparcamientos y el bullicio del mundo ordenado. La Pedriza se queda en su reino de granito hasta la siguiente excursión.

Athugasemdir

    You can or this trail