Moving time  4 klukkustundir ein mínúta

Tími  5 klukkustundir 51 mínútur

Hnit 1657

Uploaded 11. júlí 2019

Recorded júlí 2019

-
-
1.606 m
1.003 m
0
2,4
4,7
9,5 km

Skoðað 49sinnum, niðurhalað 3 sinni

nálægt Villanueva del Rosario, Andalucía (España)



Intelligent Benchmark Prediction: IBP 75

Tipo de Ruta: Circular de 9,5 km.
Tipo de Terreno: Sendero (30%), Trepadas (40%), Monte a través (30%)
Indicada para: Montañismo
Fecha: 11/07/2019


(Sistema de valoración de senderos M.I.D.E. )

ADVERTENCIAS:

TODO LO DESCRITO EN ESTA PÁGINA SON OPINIONES PERSONALES SUBJETIVAS Y NO IMPLICAN NINGUNA GARANTÍA. LA RUTA PROPORCIONADA ES UNA ORIENTACIÓN APROXIMADA Y NUNCA UNA VERDAD ABSOLUTA. ES RESPONSABILIDAD DE CADA UNO TOMAR LAS PRECAUCIONES NECESARIAS Y VALORAR SU CAPACIDAD PARA AFRONTAR LOS RIESGOS DE LA MONTAÑA.

Esta ruta es dificil para quien no tenga suficiente experiencia trepando y destrepando. Además los tramos de trepada/destrepada no son cortos, sino que suponen casi la mitad de todo el trayecto. Y hay que prestar especial atención a las condiciones meteorológicas.
No es lo mismo hacer el recorrido con un día despejado como el que hemos llevado que encontrarnos sumergidos en la niebla. Por otra parte la roca caliza está muy desgastada en algunos pasos. Si además estuviera helada o húmeda, el riesgo sería aún mayor. Para quien hace el recorrido por primera vez puede resultar algo agobiante. Es fundamental concentrarse en cada paso y afianzar muy bien manos y pies. Poco a poco se van superando los tramos.

RESÚMEN:

El primer tramo consiste en la trepada de unos 200 metros de desnivel, hasta la Cueva del Chamizo. Ésta está situada aproximadamente a unos 1.430 m. Evidentemente se pueden elegir diferentes opciones de ascenso. La nuestra ha sido recorrer un sendero ya bien pisado que nos ha ido llevando poco a poco hacia arriba. Al principio el terreno es una mezcla de tierra y roca. Y conforme vamos subiendo cada vez más roca y menos tierra. No obstante, el trazado de nuestra ruta se sigue bastante bien fijándose en las zonas bien pisadas.


(Tramo 1: Subida a la Cueva del Chamizo)

El segundo tramo arranca desde la salida de la Cueva y va subiendo en diagonal hacia la derecha. Se va ganando altura rápidamente por un terreno ya rocoso casi al 90%. Finalmente alcanzamos el cordal de la sierra en el nivel de los 1.500 metros de altitud. Y desde ese punto divisamos la vertiente sur de la sierra. Nos reciben unas fuertes ráfagas de viento que nos acompañarán durante todo el cresteo. Molestan, pero contribuyen a mitigar el calor, pues el sol ya nos acompañará durante el resto del trayecto.


(Tramo 2: Subida hacia el cordal de la Sierra)

El tercer tramo nos hará subir trepando de roca en roca. Ganaremos con esfuerzo los 1.550 metros de altitud. Y tras algunos pasos más complicados llegaremos a los 1.600 metros. Nivel desde el cual poco a poco iremos divisando en la lejanía el perfil apuntado del vértice geodésico situado en la cima del Chamizo. Finalizamos alcanzando los 1.641 metros de la cumbre, donde disfrutaremos de unas magníficas imágenes de la sierra y su fantástico entorno.


(Tramo 3: Cresteando hacia el Chamizo)

El cuarto tramo consistirá en regresar primeramente por el camino del tercer tramo. Aprovechamos para fijar mejor en nuestra retina las espectaculares vistas que nos ofrece el recorrido. Al llegar al punto donde iniciamos la entrada al cordal, viraremos a la izquierda. Bajaremos imitando a las cabras del lugar. Saltaremos de risco en risco por un paisaje compuesto de piedras afiladas como cuchillas y otras muchas fragmentadas y sueltas por el terreno. No hay que relajarse porque es un terreno donde un fallo en la pisada conduce inevitablemente a una lesión.


(Tramo 4: Cresteando en descenso hacia el Puerto de los Perdigones)

Y el quinto y último tramo lo constituye el descenso desde el Puerto de los Perdigones. Al principio transitamos por zonas abiertas, pero poco a poco el paisaje va cambiando. Nos vamos adentrando en zonas de vegetación más densa y descensos bastante abruptos. Atravesamos un par de vallas. La primera está cerrada y así debemos dejarla una vez la atravesemos. La segunda (bastante más abajo) no tiene puerta. Y ya en los últimos kilómetros, atravesamos mucha vegetación. A la derecha está flanqueada por muros rocosos. Y a la izquierda las espectaculares vistas del Tajo de la Madera. Al final salimos directamente por un senderuelo que nos lleva a donde habiamos dejado el vehículo.


(Tramo 5: Descenso del Puerto de los Perdigones)

Y como aún nos quedaban ganas de trepar un poco más, añadimos un sexto tramo extra. Aprovechamos para subir al desafiante Peñón de los Becerros (1.101 m), a cuya protectora sombra habíamos dejado aparcado el coche. Una pequeña (pero matona) trepada que puso la guinda a la ya de por sí extraordinaria ruta del Chamizo por la Cueva.


(Tramo 6: Trepada al Peñón de los Becerros)

DETALLES:

Llegamos aVillanueva del Rosario por la A-92M y después por la A-7203. Nada más llegar al pueblo giramos a la derecha por la primera calle y continuamos recto por la calle Camino de la Loma. Al terminar ésta llegamos a la explanada de la Ermita de la virgen del Rosario. Tomamos la pista que sale a la izquierda, hoy en excelentes condiciones. Continuamos por la pista unos 2,8 kms. Y aparcamos a la sombra de unos árboles situados al pie del Peñón de los Becerros (lo visitaremos al regreso).


(Aparcamiento e Inicio de ruta)

Prácticamente desde el aparcamiento podríamos cruzar directamente hacia la base de la cueva. Pero preferimos caminar un poco hasta el Mirador del Alto de Hondonero. Desde él nos dirigimos hacia las paredes de la sierra hasta enlazar con un sendero bien marcado.


(Sendero inicial bien marcado)

Este senderillo nos llevará directamete hasta un punto donde la valla está prácticamente rota y nos permite pasar con toda facilidad.


(Punto de Paso de la valla)

Atravesamos los alambres caidos y nos introducimos en la maraña de arbustos. Salimos inmediatamente al punto desde el cual daremos comienzo a la trepada.


(Punto de inicio de la trepada)

Desde las primeras alturas echamos un vistazo atrás. Eso nos permite situar bien nuestra posición. La zona de ascenso es apuntada directamente por el tramo final de pista que sube al Mirador del Alto de Hondonero.


(Situando nuestra posición respecto al Mirador)

Pisando tierra suelta, hierba seca y abundante roca vamos ascendiendo rápidamente. Pronto tenemos ya una visualo directa de la Cueva a la que nos dirigimos,


(Aproximándonos a la cueva)

Como hemos iniciado pronto la ruta estamos a salvo del sol (por el momento). Y eso es de agradecer porque la temperatura subirá hasta los 30ºC según las previsiones. Alcanzamos cómodamente la entrada de la Cueva y dedicamos un rato a curiosear el interior de la misma.


(Visitando la cueva)

Nos queda mucho y queremos aprovechar el frescor de la cara umbría de la sierra. Así pues salimos de la cueva. Giramos a la izquierda y seguimos subiendo en diagonal. Tratamos de no perder de vista los numerosos hitos de piedra que nos van ayudando a seguir el camino. Aunque el esfuerzo no nos lo quita nadie.


(Hitos en la subida al cordal)

En algunos sitios nos despistamos un poco de los hitos y terminamos subiendo "a las bravas", hasta volver a retomar las marcas.


(Subida "a las bravas")


(Podíamos haberlo evitado subiendo por ahí. ¡Pero hay que divertirse un poco!)

En otros puntos no hay escapatoria y la trepada es obligada.


(Trepada obligada)

Y por fín vislumbramos el último tramo que nos queda por superar. ¡Quiero decir hasta alcanzar el cordal! Luego aún queda una tirada.


(Última trepada hasta alcanzar el cordal. A la derecha de la gran roca.)

Superado este punto, ahora ya tenemos a la vista la vertiente Sur y el Puerto de Perdigones, por el cual habremos de regresar.


(Pasando a la vertiente Sur de la Sierra del Jobo)

Ahora nos toca seguir subiendo, pero ya bajo la amenaza del calor. El sol comienza a brillar con fuerza sobre nuestra cabeza.


(Subiendo por la vertiente Sur)

Atravesamos una zona de rocas de aristas muy afiladas y muy abrupta. Intentamos alcanzar el nivel de los 1.550 metros.


(Subiendo al nivel 1.550 m)

Llegamos al siguiente nivel. Donde ya podemos transitar por la cresta de la sierra. Vemos ahora las dos vertientes, separadas por un mar de rocas que parece interminable. Continuamos subiendo aunque ya más calmadamente.


(Caminando por las crestas)

Sin embargo aún nos quedan tramos complicados. El de la siguiente foto lo rodee por la derecha a la ida. Me refiero a la cresta en primer plano. Resultó verdaderamente un incordio, aunque divertido. A la vuelta opté por el lado contrario, de travesía sin duda mucho más confortable.


(Tramo complicado)

La mole rocosa que divisamos al fondo de la foto anterior requiere una trepada algo enrevesada. Y a la vuelta el destrepe resulta aún más delicado. Pero con calma y buscando buenos apoyos y agarres se sobrepasa sin problemas.


(Subida/bajada enrevesada)

La parte más dificil ya está superada. Pero todavía queda. Enfrentamos un par de antecimas que se interponen entre nosotros y nuestro objetivo.


(Cima anterior al Chamizo)

(Cima anterior al Chamizo)

Las sobrepasamos y comenzamos a divisar en la lejanía el vértice geodésico del Chamizo.


(Divisando el vértice geodésico del Chamizo)

Y por fin, tras cerca de tres horas de trepadas, destrepadas y cresteos, accedemos a la cumbre de 1.641 m de altitud del pico Chamizo.


(Cumbre del Chamizo)

Aprovechamos para disfrutar de sus magníficos paisajes. Y recordamos en especial nuestra anterior ruta de subida al Chamizo por la cara Nordeste. La luminosa atmósfera de este día nos permite contemplar con total nitidez el trazado de aquella subida.


(Subida Nordeste al Chamizo)

Aunque las vistas son espectaculares el viento resulta ciertamente molesto. Y además el calor ya aprieta. Así pues emprendemos rápidamente el regreso. Y lo hacemos cresteando prácticamente por el mismo recorrido que hemos traido. Repetir el trayecto a la inversa nos permite fijarnos aún más en la belleza de esta sierra.


(Cumbre intermedia en el cresteo de regreso. Ahora la rodeamos por el lado contrario.)

Sobrepasamos primero el punto donde nos asomamos al cordal desde la subida de la cueva.


(Primera Cumbre intermedia que sobrepasamos al entrar al cordal.)

Destrepamos por su izquierda y la sobrepasamos. El destrepe resulta un poco más delicado que el trayecto de subida.


(Destrepe en Primera Cumbre intermedia que sobrepasamos al entrar al cordal.)

Y un poco más abajo de la cumbre anterior viramos a la izquierda y nos dirigimos oblicuamente hacia el Puerto de los Perdigones. Vamos en dirección a una roca solitaria que se divisa al fondo. Y terminamos saliendo a la altura de un aislado y superviviente matorral.


(Salida al Puerto de Perdigones)

La bajada desde el puerto es bastante amplia y despejada a su inicio.


(Inicio bajada desde Puerto de Perdigones)

Continuamos bajando por el antiguo camino de Villanueva del Rosario a Riogordo. En esta parte el sendero se ve encerrado por abundante matorral.


(Camino de Villanueva del Rosario a Riogordo)

Bajamos por medio de un encajonamiento de rocas que más o menos nos van guiando hacia abajo. En muchas partes el sendero se desvanece y únicamente el sentido descendente del terreno nos conduce correctamente. Esta parte termina en una valla. Abrimos la puerta y pasamos, sin olvidar volver a dejarla como estaba.


(Atravesando puerta de valla)

A partir de la valla se amplía el espacio por el cual transitamos. Y ya vemos al fondo las inconfundibles paredes del Tajo de la Madera.


(El paso se va abriendo)

Y pasamos junto a un abrevadero/fuente por cuyo caño no mana ni una gota.


(Abrevadero)

El sendero discurre ahora al pie de unos muros rocosos que nos alivian con su sombra. divisamos al fondo la zona donde hemos aparcado.


(Pasando junto a muro rocoso. Al fondo izquierda el Peñón de los Becerros)

Desembocamos en un cruce de senderos. El de la izquierda desciende hacia el Tajo de la Madera. Nosotros seguimos por la derecha, ganando algo de la altitud perdida en el descenso. A la altura de nuestro punto inicial nos desviamos a la izquierda y enfilamos directamente el punto de aparcamiento.


(Desvío hacia el aparcamiento)

Antes de finalizar la ruta decidimos hacer una pequeña trepada complementaria. Atravesamos los árboles y nos dirigimos hacia la base del Peñón de los Becerros.


(Hacia el Peñón de los Becerros)

La trepada y destrepada no son sencillas. Pero desde sus 1.101 m de altitud el Peñón de los Becerros nos ofrece unas hermosas imágenes de despedida.


(Vista del Tajo de la Madera desde el Peñón de los Becerros)

Descendemos y decimos adios a esta preciosa aunque exigente ruta.
¡Disfrutadla!
"La meta es el camino"

OTRAS RUTAS EN LA ZONA:

Pico Chamizo 2018
Peña Negra circular 2019
Seguimos un sendero muy bien marcado
Punto de fácil acceso a la base de la trepada
Zona de trepada algo complicada
Parte más fácil. Ya en el nivel de los 1.600 m.
Altitud 1.641 m.
Seguimos la misma ruta a la inversa
Bajando hasta nivel 1.400 m.
El caño de la fuente no mana agua (Julio/2019), aunque el abrevadero sí tiene líquido
Altitud 1.101 metros

Athugasemdir

    You can or this trail