Niðurhal

Heildar hækkun

1.960 m

Styrkleiki

Miðlungs

niður á móti

64 m

Max elevation

3.038 m

Trailrank

37

Min elevation

1.139 m

Trail type

One Way
  • mynd af Spijeoles 3065
  • mynd af Spijeoles 3065
  • mynd af Spijeoles 3065

Hnit

583

Uploaded

5. september 2012

Recorded

september 2012
Be the first to clap
Share
-
-
3.038 m
1.139 m
10,17 km

Skoðað 1681sinnum, niðurhalað 100 sinni

nálægt Gouaux-de-Larboust, Midi-Pyrénées (France)

visitar el cercano macizo francés, rico en tres miles de los que habitualmente quedan lejos de todas partes. Se puede elegir entre dos valles: el de Oô, o el de Lys, ambos con desniveles cercanos a los dos mil metros debido a la poca altitud del punto de salida. Finalmente nos decantamos por el primero (aunque ambos merecen la pena), eligiendo el accesible pico de Spijeoles, un excepcional mirador sobre el Perdiguero, el Gourgs Blancs y compañeros.

Hay que dejar el coche en las granjas de Astou, donde existe un amplio aparcamiento y un estratégico bar (a tener en cuenta a la bajada). Tras una buena caminata por pista bien conservada y hayedos cada vez más frondosos, en menos de una hora se alcanza el primero de los cuatro lagos de la subida: el lago de Oô, con su bella cascada al fondo. Otra hora más -ahora por un campo más estrecho, pero igual de evidente- y se llega al Refugio de Espingo, dominando el lago del que toma nombre, y desde el que es posible ver claramente gran parte de la subida que resta.

Se desciende un poco, pues hemos superado un pequeño collado para llegar a la cuenca de este lago, hasta alcanzar el bello lago Saussat, que se bordea por la derecha (buena zona de acampada, con abundante agua). El camino progresa cada vez más empinado por un agradable enlosado de grandes piedras: se nota que es muy transitado y que los franceses se han tomado en serio esto de la accesibilidad en el monte. De todas formas, en seguida nos desviaremos de la senda principal (que sube al Refugio del Portillón), justo unos pocos metros antes de llegar a un puente, al pie de la muralla que cierra el circo. Hemos de torcer a la derecha por un camino marcado por pequeños hitos, el cual asciende sin contemplaciones hacia unos espolones de roca y hierba.

Al comienzo de este cambio de ritmo, las señales son evidentes, pero conforme nos acercamos a la enorme canchalera el camino se difumina y la subida se hace cada vez más penosa: hay que armarse de paciencia y disfrutar de las vistas. Una hora y media después de dejar el puente llegamos a la parte alta de la pendiente, donde el camino vuelve a manifestarse, llegando a un collado desde donde es posible asomarse al hermoso lago Helado, de un intenso azul extraterrestre. Aquí se tuerce a la derecha, para ir rodeando el pico hasta dar con una brecha evidente (treinta minutos) que nos permite superar -tras una grimpada entretenida- el muro que rodea la pirámide cimera.

Un pequeño descanso para tomar aire, y en un cuarto de hora de resbaladizo zigzagueo llegamos a la base de la chimenea final, que hay que encarar hacia la izquierda. Se trata de una trepada fácil que nos deja en la arista, a un minuto de la cima. Allí nos encontramos con un madrileño que había subido solo, desde Viadós, y a una cordada francesa que había escalado la arista suroeste, una bonita combinación que habrá que tener en cuenta para otra ocasión. Abrimos un melón para celebrarlo, y a disfrutar de las vistas…
Varða

Cima

Varða

Puente - desvío

Varða

Aparcamiento

Athugasemdir

    You can or this trail